AIESEC arruinó mi vida, ¿Te preguntarás por qué? 

Hace un tiempo atrás vivía con muchos miedos, estaba en mi zona de confort, me sentía “satisfecha con la vida que llevaba”,  estancada en muchas áreas de mi vida. Cuando de repente un día normal en la universidad, alguien se acercó a mí con mucha emoción y noté su pasión al hablar. Fue ahí cuando empezó hablando de AIESEC, de lo que hacían y porqué lo hacían y me enamoré por completo de la organización.

Me invitó a ir de intercambio a otro país y poder realizar un voluntariado. Yo, estaba sedienta por un cambio, por impactar mi país y el mundo entero, de manera que acepté, aunque debo de admitir que tenía muchísimo miedo, nunca había viajado sola a otro país, y estaba segura que sería un reto. Pero acepté irme, a los meses ya estaba viajando hacia otro país con muchos sueños.

Y desde ahí conocí a AIESEC, y mi intercambio se convirtió en un vaso de agua para mi sed. Desde entonces varias cosas fueron cambiando, AIESEC arruinó cada uno de mis planes, me sacó de mi zona de confort no había manera en la que yo pudiera seguir viviendo igual sin sentirme incómoda. Pero poco a poco AIESEC empezó a aparecer en escena empoderándome a través de las ODS, a través de las problemáticas a nivel mundial y a sensibilizarme mucho más ante las necesidades de los demás y justo ahí fue cuando  entendí el propósito en el que fui puesta en esta tierra.

¡No pude resistirme! Sabía que AIESEC tenía mucho para mí, y es el lugar en el que puedo crecer personalmente y profesionalmente.

Ahora, tal vez tu historia no sea la misma que la mía, pero quiero decirte que tú eres  la suma de todas las historias que vives, nada mejor que una historia de voluntariado en otro país para enriquecerte a ti.

¡AIESEC arruinó mi vida, vacía y llena de miedo para darme un propósito por el cual luchar día tras día!

Andrea Quezada, estudiante de Diseño Gráfico

Me gusta ver el mundo a través de un lente.
IG: @_fotografiasconproposito

Autora